500

500500 es un número grande comparado con 0. 500 es un número ridículo comparado con el número de científicos que el país aún necesita. Cuando se anuncia que existirán 500 plazas de investigadores como estrategia para mejorar la situación de la ciencia, a mí me da pena.

Más aún cuando se estipula que las plazas:

  • Serán para instituciones con posgrados (evidencia de que ni el CONACYT conoce la realidad de nuestro país, piensa que ya hay ciencia).
  • Que “preferentemente” serán para mexicanos, i.e. para doctores egresados de posgrados mexicanos que difícilmente conseguirán trabajo fuera del país y/o que tampoco parecen conocer la realidad de su país y no están dispuestos a “sacrificarse” desarrollando camino en lugares “no tradicionales.” (Esto no viene estipulado en la información publicada en CONACYT, pero es lo que se ventila por los pasillos).
  • Que serán para “áreas estratégicas,” como si ya tuviéramos las bases sentadas y la infraestructura. Parece que nadie se da cuenta de que hace falta producir cantidades ENORMES de licenciados en las áreas básicas a lo largo y ancho del país. ¡Hay una miopía recalcitrante!
  • Estarán a cargo de CONACYT por unos 5 años, después las instituciones tendrán que asumirlas (ya en el otro sexenio, por supuesto). En lugar de coordinarse con la SEP y demandar que todas las plazas futuras de educación superior de todas las instituciones del país tengan un mínimo de calidad, copian a España (mezclado con Francia, como para darle “clase”) y copian mal.

Triste también es ver la actitud de los colegas, quienes emocionados y al parecer hambrientos, se ofuscan y alteran para intentar coger alguna migaja. ¿Qué plan de desarrollo ni qué nada? ¡Si ahorita hay, pos agarra!

Es triste y preocupante ver que una de las “razones” detrás de esta magnífica noticia y estrategia es que “no sabemos qué hacer con los doctores que producimos: pobrecitos, no encuentran trabajo.” Pareciera que aún a nivel de formación de investigadores, se esperaría que los trabajos estuvieran ahí, esperando a los “egresados.” La ciencia es internacional y no se puede pensar de esa manera. Los egresados tendrían que tener el nivel para poder competir por trabajos en cualquier lado, de tal modo que también las plazas mexicanas deberían estar abiertas para todos, sin complejos.

El que nuestros estudiantes y recién doctorados no quieran o consigan trabajo fuera del país, es problema de ellos (y parte también del sistema). Claro que el nivel general de los posgrados tampoco ayuda. Si algún egresado no quiere salir del país, está en todo su derecho: que no se vaya. Pero entonces que contribuya a mejorar la REALIDAD que le tocó vivir. Esa realidad la podemos definir como: trabajar en condiciones de tercer mundo (si, la mayoría de las instituciones del país tienen esas condiciones cuando se trata de investigación) aspirando siempre a llegar a ser de primer nivel. Darse cuenta de que, si se quiere vivir y trabajar en ciencia en este país, las condiciones ideales NO existen en este momento, que NO las tendrá posiblemente durante toda su carrera, pero que puede contribuir para que algún día esa ya no sea la realidad. Ahora, no tiene por qué ser así. Puede dedicarse a la investigación únicamente y en un lugar en donde la realidad ya lo permita, es decir, puede buscar trabajo y posiciones en algún lugar de primer nivel (donde por cierto, tendrá que dar clases, y buenas, si no posiblemente lo corran. Lo digo por eso de que las 500 posiciones serán para que puedan SOLO hacer investigación y no se contaminen dando clases, bueno, quizás algunas de posgrado, pero ni de ocurrencia de licenciatura).

¿Costaría mucho ser realistas? ¿Costaría mucho apoyar para que se crearan departamentos (facultades, escuelas, como le quieran llamar) pequeños a lo largo y ancho del país? Departamentos de física, matemáticas, química y biología. Al menos uno (de cada uno) por Estado. Cada uno de ellos con máximo unos 20 investigadores. Todos con programas de licenciatura en esas cuatro áreas. Pocos estudiantes por lugar, muchos a nivel nacional. Montón de plazas, obviamente. Exigir investigación, si, aunque solo sean licenciaturas. Prohibir la apertura de nuevos posgrados a menos que DESDE SU NACIMIENTO tengan los elementos mínimos de calidad para ser competitivos intencionalmente (modificar desde luego reglas de evaluación de manera acorde). Eventualmente tendremos egresados para llenar los posgrados existentes y mandar un montón al extranjero. Conforme pasa el tiempo, evidentemente, se irán abriendo posgrados nuevos y competitivos e irán creciendo los grupos (en base a desempeño y nivel). Algo así como una verdadera universidad nacional (aunque sin el nombre de nacional, que como que suena medio bananero ¿no?).

Un deporte común entre algunos colegas es el de describir la ignorancia y estupidez de los rectores y gobernadores de los Estados:

“Es imposible hacer algo en esas universidades (y Estados) retrasados y salvajes. Obviamente se necesita que alguien local tenga mucha suerte y poder político para si quiera pensar que se puede hacer algo. Y aún así, quien sabe.”

Es verdad que muchos esfuerzos y génesis han sido así, pero me pregunto ¿Acaso no será posible que sea de otra manera? ¿Será verdad que todos esos rectores y gobernadores son tan tontos que no se les pueda explicar y convencer de la necesidad del desarrollo científico? ¿No será que nosotros mismos hemos logrado que tengan un actitud antagonista cuando en realidad simplemente eran indiferentes? ¿No creen que si un grupo de nuestros afamados y reconocidos científicos (digamos unos 20 niveles 3 de los de alcurnia) visitaran, cabildearan, explicaran, gestionaran en TODOS los Estados y Universidades del país, lograrían que algunos lugares mejoraran las condiciones? ¿algunos lugares, no importa que no todos? ¿No ayudaría?

Y sin embargo, cuando escucho a algunos colegas de instituciones “consolidadas” del país referirse a la situación de la ciencia y del nivel que tenemos, me doy cuenta de que es fácil que uno termine creyendo sus propias mentiras.

En fin, me temo que al final estoy peor que el CONACYT. Creo que mi estrategia es todavía mas irreal. Bienvenidas las 500….

7 Respuestas a “500

  1. Alguna vez has intentado escribir o contactar a varios SNI 3 tratando de lograr lo que propones?

  2. Fefo: Que haya plazas, no está mal. Que haya nuevas instituciones estaría mejor. Que no haya un plan de desarrollo en el país, es un mal mas allá de nuestro ámbito. Que los colegas no tengan (tengamos?) referentes internacionales de competitividad, está de la requetefregada. Demasiados vicios y males para corregirlos de una. Con o sin mas dinero, sin una re-organizacion de la manera de hacer ciencia en el pais, no veo como avanzar. Te planteo lo siguiente: ¿como entusiasmas a una comunidad con tantos vicios (algunos hasta de herencia cultural) a dar su máximo esfuerzo y competir internacionalmente?.

  3. Hola Grabriel. Sobre tu pregunta: renovándola. Es decir, no estoy pensando en la comunidad exsitente, esa ya no. De hecho, creo que eso es parte del problema, querer arreglar lo que tenemos. Eso no funciona (creo yo), lo que podría funcionar es que fuésemos conscientes de que “a nosotros no nos tocó” y tratar de enfocar nuestras energías, dentro de lo posible, para que las generaciones futuras estén mejor. Creeme que habría muy pocas cosas que me dieran más satisfacción que el pensar que en este momento existiera la posibilidad de mejorar la comunidad y el ambiente (en términos de calidad y de infraestructura), pero creo que debemos ser realistas.
    Así que mi solución a largo plazo es renovar la comunidad. Mandar el mayor número de personas posible a los mejores lugares posibles y esperar que los que nos quedamos podamos hacer algo aquí para cuando la mayoría (porque simepre será una mayoría) regrese. Es importante señalar que la idea es mandar a todo tipo de personas, es decir, no solo los “privilegiados” que comúnmente se van y regresan igual o peor (de actitud).
    En fin, como dices, la situación es tremendamente complicada y no hay receta única. Lo que si creo que se necesita, independientemente del plan o estrategias específicas, es que más personas de la comunidad se involucraran en tratar de construir un futuro, aunque resulte duro renunciar a su presente. Lo bueno, dentro de todo, es que creo que cada vez hay un poco más de esas persoanas….

  4. Fefo. Esa epoca ya pasó. El Cinvestav o la UNAM lo hacen desde los años 70 (lo de mandar gente afuera). El resultado es el esperado: unos consiguen reproducir un buen modelo, otros se termalizan. Es un ejercicio que no puede continuar hasta el infinito, so pena de hacer lo mismo que criticamos de los empresarios (o sea, que compran la tecnología afuera y tambien la reparan con técnicos de fuera; la confianza en las mentes locales es nula, y asi no se desarrolla nada).

    Por otra parte, creo que hay muy buenos ejemplos de gente que se formó localmente y que después continuó su preparación afuera con un posdoct. Yo veo que ellos compiten bastante bien y con altos estándares (uno de ellos comenta seguido tus “posts”). Simplemente, hay que atreverse a hacerlo.

  5. Gabriel: yo no creo que ni el Cinvestav ni la Unam lo hayan hecho, al menos no como lo planteo (menos el Cinves, ya que no tiene licenciaturas). Lo que propongo es mandar MASIVAMENTE e intentar que sean pagados por ellos mismos (es decir por los países a los que irían, no con recursos mexicanos). Mandar masivamente desde que salen de la lic. y acá esperarlos pero no en la Unam ni en el cinves, sino ir preparando condiciones administrativas (sobre todo) para que regresen a construir. Es un proceso largo. Los que la unam ha mandado, efectivamente, algunos bien, algunos no, pero no ha sido un esquema sistemático.

    La mayoría de los chinos y coreanos que sentaron las bases para el desarrollo actual de su ciencia y tecnología, se formaron en usa (y muchos siguen haciéndolo, pagados por usa). Es verdad también que hay egresados locales que les ha ido muy bien, pero yo matizaría que ha sido a pesar de ello. ¿Por qué lo digo? porque el número de egresados con un futuro (presente) significativamente distinto al de esos pocos que mencionas es bastante más significativo. Solo para que no haya confusión, yo también creo que es FUNDAMENTAL que nosotros seamos capaces de producir doctores, es solo cuestión de que unos (creo que la mayoría) piensan que ya estamos en condiciones de hacerlo y yo creo que no.

    No encuentro ningún sentido, viviendo en esta época y considerando el carácter internacional de la ciencia, por qué habríamos de tener programas de doctorado que no empezaran bien desde el inicio (entiendo que así fuera hace 50 años, ahora no). No puedo entender cómo se puede contemplar un doctorado en física, por ejemplo, en el que de antemano se sabe que los egresados no tendrán un nivel competitivo a nivel internacional. Es una burla y una gran deshonestidad de nuestra parte con nuestros estudiantes. No puede ser que tengamos programas de doctorado en la actualidad que no compitan y no se internacionalicen.

    Te puedo decir que estando en Colima y habiendo participado en varios procesos de contratación abierta, es lastimoso ver la diferencia de nivel PROMEDIO entre los solicitantes “locales”. En la forma de expresarse, en la forma de defender y mostrar su trabajo, en la forma de describir qué es lo que quieren hacer con su carrera. A la hora de describir su visión sobre la ciencia y su propia investigación quedan extremadamente superados por personas (mexicanos o no), quizá igual de hábiles, pero con experiencia en lugares vivos (científicamente hablando). No se diga de las cartas de recomendación y apoyo por parte de sus asesores y/o colegas, ni idea tienen de cómo competir ni de ayudar – objetiva y académicamente – a sus recomendados. La perspectiva que te puede dar el estar fuera de este sistema, sobre todo durante tus años mozos, es fundamental. Y no estoy hablando de que solo se vayan a Princeton o Harvard, de hecho, eso hasta puede ser contraproducente (luego no se adaptan al regreso!), no, me refiero simplemente a universidades buenas con gente trabajadora. Yo creo que eso también ayudaría a que eventualmente nuestros posgrados mejoraran. Yo quiero que se mejore el PROMEDIO, no unos cuantos.

    Efectivamente no hay receta y seguramente mi propuesta es muy superficial y requiere serias modificaciones. Son tantos los problemas y tan compleja la situación general del país, que no puede existir solución única. Estoy consciente de que se tendrán que ir desarrollando estrategias híbridas, complejas, algunas hasta compitiendo entre ellas. Quizá lo que si me hace perder un poco de esperanza es que percibo muy poco interés por parte de la propia comunidad científica en reconocer los problemas e intentar hacer algo, lo que sea. Esa parte si es algo triste y de alguna manera deprimente (al menos para mi).

    Lo bueno es que habrá 500 plazas.

  6. Lo que dices es uno de los ingredientes. Conacyt ha becado a mas de 100 mil, con una fraccion importante en el extranjero. Esos estudiantes han vivido esa otra dinámica y han trabajado fuerte. El otro ingrediente (de más peso según yo) es el actual ambiente mexicano de la investigación– conformista, que no promueve la competitividad sino el mínimo esfuerzo, donde hacer ciencia casi que “vale gorro”, donde no se valora una carrera docente sino la paperitis– el que termaliza los buenos sueños. Ya verás como el solo dinero (si lo llega a haber realmente, como dicen) no hará la gran diferencia.

    Como dices, lo bueno es que posiblemente habrá más plazas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s